Propiedades y beneficios de las semillas de lino.



Las semillas de lino son extraídas del fruto que nos ofrece la planta de la linaza. Los provechos que podemos hacer de esta planta son varios, pero si por algo debe destacar es por su poder para tratar dolencias médicas y estéticas.


Propiedades de las semillas de lino.

Las semillas de lino han tomado un importante renombre entre los tipos de semillas más consumidos en los últimos años. Esto es debido a la multitud de propiedades terapéuticas, la cuales son increíblemente beneficiosas para la salud. Entre estas propiedades destaca su poder antiinflamatorio, anticancerígeno y la prevención del estreñimiento.

Estas semillas tienen la gran propiedad de poder eliminar las toxinas que se acumulan en nuestro cuerpo. Debido a esto, muchas personas consumen las semillas de lino como complemento a dietas de adelgazamiento.

Como ya mencionamos con anterioridad, las semillas de lino tienen propiedades que ayudan a combatir el estreñimiento. Pero no solo eso, sino que al ser un alimento rico en fibra también puede ser usado como laxante y en tratamientos de enfermedades del aparato digestivo como pueden ser la gastritis o la acidez.

Los mucilagos y pectinas están presentes en las semillas de lino. Estos elementos tienen propiedades suavizantes en la piel. Pero a estos elementos hay que sumar el ácido acético, málico, ferúlico y clorogénico, luteína y cisteína. Todos estos elementos unidos en consonancia con la sacarosa y el zinc, hacen de las semillas de lino un producto perfecto para la protección, la reparación y el cuidado de la piel. La principal manera de tratar las afecciones de la piel es por medio de cataplasmas elaborados con harina o aceite de lino.

Otra de las propiedades que tienen las semillas de lino es la de reducir los niveles de colesterol en sangre. Además reducir la tensión arterial y la congestión de las arterias. Gracias a esto se evitan tener dolencias y enfermedades cardiovasculares de mucha mayor gravedad.



Beneficios de las semillas de lino

Sin duda, las semillas de lino son ricas en propiedades que nos ayudan a estar en forma. Sin embargo, hay otros beneficios que nos gustaría contarte a continuación. Antes de nada, vamos a puntualizar que las semillas de lino puede consumirse en diferentes formas: Semillas, arina, aceites, capsulas o tabletas.


El alimento de las semillas de lino sirve para tratar:

- Controlan el colesterol
- Favorecen las digestiones y ayudan a la pérdida de peso
- Regula el estreñimiento
- Ayuda a mantener constantes los niveles de glucosa en sangre
- Mantiene la piel suave
- Tratamiento de pelo sedoso y brillante
- Aporta una gran vitalidad física
- Es un afrodisíaco natural
- Anti estrés
- Antioxidante


Al margen de estos puntos anteriormente descritos, se pueden tratar enfermedades más severas como:

- Control de diabetes
- Bajada de colesterol y control arterial
- Previene y combate el cáncer de mama y colon
- Reduce inflamación de artritis, lupus y otros procesos inflamatorios
- Reducción de tamaño de senos con la menstruación
- Gastritis, acidez, diverticulitis y otras enfermedades digestivas
- Cistitis, nefritis y uretritis. Es decir, inflamaciones del aparato urinario
- Angina y faringitis, anomalías del aparato respiratorio.
- Anomalías en la piel como furúnculos, quemaduras, eccemas,…

Como hemos podido ver, las semillas de lino poseen una gran cantidad de propiedades y beneficios. Con frecuencia, las personas que toman estas semillas lo hacen durante días o semanas con el objetivo de obtener los mejores resultados. En la constancia está la clave.

Es muy importante comprender que los tratamientos medicinales con semillas de lino son un complemento a la medicina tradicional. Es muy importante que cuando se tiene una dolencia sea supervisada por un médico especialista para poder descartar males mayores. En cualquier caso, el tratamiento con semillas de lino es natural y no te hará ningún daño.

A los pocos días de comenzar a tomar las semillas de lino empezarás a notar una gran mejoría. En el caso de que esto no ocurra, es posible que tu cuerpo no asimile correctamente las mismas. Puedes consultar en un herbolario sobre tu caso concreto para poder salir de dudas.